Los niños son los mejores críticos literarios, así que, observando sus caritas de felicidad, he decidido destacar los siguientes como mis cuentos preferidos:                     Programa de radio