Metodología en Infantil

De forma resumida, con esta entrada quiero explicar cómo se enseña en las clases de Infantil, en qué principios nos basamos para desarrollar nuestras clases, cómo organizamos el aula, qué actividades son las más recomendables con niños y niñas de tres a cinco años, etc.

Para comenzar hablaremos un poco sobre: El aprendizaje significativo,es decir, que los nuevos aprendizajes se relacionen con los que el alumno ya posee, que se incorporen a su estructura cognitiva de modo que los pueda utilizar cuando sea preciso.

En Infantil es fundamental tener en cuenta estos dos puntos:          

  • Conceder un papel activo al niño en la construcción de sus propios conocimientos.
  • Asignar al docente el papel de mediador entre el alumnado que trata de alcanzar una serie de conocimientos y los contenidos que ha de conseguir.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta:

  • Partir del nivel de desarrollo de los alumnos: es decir, partir de las posibilidades de razonamiento y de aprendizaje que poseen nuestros alumnos en un momento determinado de su desarrollo, y, tener en cuenta los conocimientos previos que los alumnos llevan al aula en un momento determinado.
  • Asegurar que los aprendizajes sean significativos y funcionales: es decir, que la metodología sea capaz de conectar con los intereses, motivaciones, necesidades de los alumnos teniendo en cuenta sus conocimientos previos. Los conocimientos que adquieren los niños de este ciclo deben tener el fin de poder ser utilizados en situaciones de la vida cotidiana. Los alumnos deben realizar aprendizajes significativos por sí solos: es decir, cuando sean capaces de aprender a aprender, esto es cuando sean capaces de adquirir una serie de habilidades y estrategias que les permitan aprendizajes de forma autónoma.

 

La actividad es la principal fuente de aprendizaje y desarrollo de la etapa infantil. Será de extraordinaria importancia para la construcción del conocimiento y para su desarrollo psicomotor. Considero imprescindible prever tiempos de actividad autónoma, por ejemplo, juegos libres, en donde los alumnos se desarrollen individualmente y en relación con sus iguales y los adultos. Pero la actividad no es activismo. La primera exige protagonismo por parte de los niños, es decir es de naturaleza interna y no simplemente manipulativa, para conseguirlo después de la actividad debe haber un período de reflexión  sobre lo realizado. Es por ello que mi clase está organizada por rincones de actividad y juego.

Este año, con mis niños de 3 años, he organizado la clase de la siguiente manera:

RINCÓN DE LA BIBLIOTECA Y DE LA INICIACIÓN A LA ELECTOESCRITURA: la escuela debe permitir experiencias y estímulos visuales para que se despierte el interés por la lengua escrita. Materiales: cuentos, letras, revistas, folletos, periódicos, …

RINCÓN DE MATERIAL SIMBÓLICO: Con este rincón se trata que los niños exterioricen su forma de ser e imiten a los adultos. Materiales: casita, cocina, peluquería, consulta médica, taller (maderas, herramientas de plástico, caja de herramientas…), tiendas.

RINCÓN DE INICIACIÓN A LA LÓGICA MATEMÁTICA Y HABILIDADES NUMÉRICAS: Con este rincón se pretende el desarrollo de las habilidades lógico-matemáticas a través de la manipulación de los objetos y el establecimiento del mayor número de relaciones entre ellos. La distribución y la recogida de materiales será una de las mejores actividades de este rincón. Materiales: bloques sólidos de construcciones, materiales de armar y desarmar, de ordenar, seriar, para clasificar, de numeración, ensartables, bloques lógicos…

RINCÓN DE LAS CONSTRUCCIONES: en este rincón he colocado construcciones de plástico, bloques de madera, animales, coches, granjas, etc.

RINCÓN DE LA NATURALEZA: encontraremos plantitas, hojas, piedras y otros elementos que los niños y niñas traigan a clase, fomentando el cuidado y la responsabilidad con el medio ambiente.

El tiempo en mi clase de infantil es muy flexible y le doy mucha importancia a las rutinas que organizan la jornada escolar.

La organización del tiempo depende de las necesidades de los alumnos. Lo fundamental a la hora de organizar el tiempo es respetar los ritmos biológicos de los niños a estas edades. Así las actividades y experiencias que se realicen no pueden olvidar los ritmos de: actividad, juego y descanso, ya que cada uno tiene sus propios biorritmos.

Con un fin educativo los tiempos deberán contemplar tiempo de llegada, de aula, de patio, de salida,…, con un marcado carácter flexible y con un marcado fin educativo.

No existen distribuciones modélicas, lo que sí, todas ellas deben respetar las características personales y grupales, la organización del centro educativo, que sea equilibradas, y deben tener al menos: tiempo para la asamblea, tiempo de actividades, tiempo para recogida de materiales, tiempo de despedida,…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *